mundonela.png

En Nela trabajamos para acercarte la naturaleza y los valores del mundo rural de Galicia en nuestras conservas vegetales y nuestra cosmética natural. Fabricamos para ti productos 100% naturales, elaborados con calma, con esmero, desde la Galicia profunda, una tierra donde hasta el tiempo se para, maravillado, para sentirla.

 La Naturaleza es más sabia que cualquiera de nosotros; no vamos a mejorarla. Por eso nuestros productos no contienen colorantes, ni aromas, ni conservantes artificiales.

 Sucederá cuando tenga que suceder. La mejor fruta es la que madura en el árbol. Obtener los mejores principios activos de una planta lleva semanas de maceración.

 Cada cultivo tiene su estación. Lo tenemos muy presente; por eso tenemos productos de oferta estacional; si no podemos garantizarte la mejor calidad, no te los vendemos.

 Todos tenemos derecho a recibir el fruto de nuestro esfuerzo. Por eso en Nela Gourmet compramos a pequeños productores locales, sin intermediarios, pagando un precio justo que les permita rentabilizar los métodos de cultivo tradicionales y la producción a pequeña escala.

 Recolectamos, no esquilmamos. Recogemos plantas y frutas silvestres para elaborar nuestras mermeladas, salsas y cosméticos. Pero los pájaros, insectos y demás recolectores tienen tanto derecho como tú y como yo. Vive y deja vivir.

 Mejor si está cerca. (Km 0) El 80% de las materias primas que compramos y el 100% de las de cultivo y recolección propias provienen de pequeños productores de proximidad, a menos de 100 km. Con ello buscamos favorecer el medio rural y minimizar el impacto del transporte en el Medio Ambiente.

 Nosotros reducimos. Nuestros productos no llevan embalajes supérfluos, y los envases primarios están fabricados con 30% de vidrio reciclado. Lo mínimo imprescindible para garantizarte la calidad.

Tú reutilizas. Nuestros envases están concebidos para tener un segundo uso en tu vida: decorativo, menaje, educativo… Aprovéchalos, la Tierra te lo agradecerá.

 Lo que para unos es un desperdicio, para otros es una fuente de riqueza. Ahora lo llaman pomposamente Economía Circular, pero en el mundo rural es ley desde siempre. Aprovechamos subproductos de las actividades locales, como los bagazos de las bodegas de vino ecológico del Ribeiro para combinar lo mejor de sus propiedades en nuestra línea de cosmética natural.